Pintura de dedos comestible: elaboración

0
Pintura de dedos comestible

En este artículo de la web para padres inquietos, os enseño como hacer pintura de dedos comestible. Pintura casera cuya principal característica es su no toxicidad, por tanto perfecta para bebés y niños pequeños, ¿lo mejor de todo?, se hace en un momento, de manera sencilla y barata.

Os propongo dos recetas, ambas con ingredientes sencillos y económicos de cocina.

Pintura de dedos comestible: receta 1

Para esta receta de pintura de dedos, necesitaremos: colorantes alimentarios que darán color a nuestras pinturas, 3 cucharadas de azúcar, 2 tazas de agua, media cucharada de sal y media taza de Maizena (harina fina de maíz).

Para su elaboración, colocaremos todos los ingredientes, a excepción de los colorantes alimentarios, en una cazuela. Cuando estén bien mezclados, pondremos el recipiente a calentar a fuego suave. Deberemos ir removiendo poquito a poco para eliminar todos los grumos que puedan salir. Cuando la mezcla haya empezado a esperar, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Con la mezcla lista, ya podemos terminar de preparar nuestra pintura de dedos comestible. Para ello, separamos, dividimos e introducimos en recipientes, pequeñas cantidades. En cada envase, tendremos un color distinto pues, para finalizar, añadiremos colorante alimentario diferente a cada uno de los botes.

pintura de dedos comestible

Pintura de dedos comestible: receta 2

Si la receta anterior, la pintura de dedos comestible la conseguíamos a base de harina, en ésta, el ingrediente principal, es la leche condensada.

Para su elaboración simplemente necesitaremos mezclar unas cuantas gotas de los colores que queramos con la leche condensada y, ¡listo!

pintura de dedos comestible casera

Trucos de la pintura de dedos comestible

Lo ideal es que los niños no se coman la pintura, pero como controlar eso en bebés puede llegar a ser muy difícil, con esta pintura, podemos estar tranquilos.

Esta pintura de dedos, es recomendable no almacenarla durante mucho tiempo, y si es posible, lo ideal es guardarla en la nevera.

Si no queremos usar muchos recipientes (ya sabéis que necesitaremos uno por color) ni hacer mucha cantidad, podemos utilizar un molde para hacer cubitos de hielo, de esta forma, en cada uno de los huecos destinados a un hielo podemos hacer un color.

Los colorantes alimentarios, manchan. Por ello, es importante no echar muchas gotas para formar cada color y poner ropa vieja al bebé antes de que empiece a pintar.

Para que quede una pintura de dedos más bonita, podéis también añadir un poquito de purpurina comestible.

Como veis, se trata de una actividad para que los más pequeños de la casa fomenten su creatividad experimentando con los colores y las texturas.

Buen día a tod@s!!

Dejar respuesta